Historia

UNA IGLESIA EN LAS ARENAS

Según aparece en el libro “Recuerdos de las Arenas” del sacerdote D. Félix Acha, hay que remontarse al 11 de enero de 1886 para encontrar la primera referencia a lo que fué la Iglesia de las Mercedes. Existe un documento del Ayuntamiento de Getxo dando cuenta de un oficio por el que se remiten “Unos planos para ejecutar una Iglesia en las Arenas”. Dicho oficio fue aprobado el 25 de febrero de 1886. Por un documento posterior que figura en la Diputación, parece ser que fue construido el Templo en este mismo año. El Templo era de una sola nave, estilo neogótico y diseñado por el arquitecto Severino de Achucarro.

Vista general

Dicho templo era eclesiásticamente “filial” de San Nicolás de Bari de Algorta, cuyo Párroco era D. Juan José Arechederra. El Templo debió de ser muy sencillo y reducido, por lo que 20 años después ya no respondía a las necesidades de la feligresía. Aumentaba la población y por ello se aborda el ensanchar la Iglesia, que pasó a contar con dos naves más por lo que el Templo quedó en cruz latina, con sacristía, así como un pórtico. Los gastos iban siendo costeados por la feligresía y una ayuda del Ayuntamiento de 10.000 ptas., en 1906, que ya había colaborado económicamente,  con San Nicolás y San Ignacio de Neguri.

Al tiempo que iban adelante las obras, crecía el deseo de que fuera Parroquia. Una comisión integrada por: Telleria, González, Aznar y Ubieta se encargó de tratar el tema con el Obispo. Los intentos no llegaron a buen fin hasta el 1 de enero de 1913 que es cuando se hizo realidad, aunque apareció en el Boletín Oficial del Obispado de Vitoria en diciembre de 1912. El Obispo era D. José Cadena y Eleta y el primer Párroco, fue D. Manuel del Moral Ansoleaga.

El documento diocesano,  señala que todos los habitantes, capillas, iglesias y oratorios que se encontraban en el terreno segregado de Algorta, pasaban a pertenecer a la nueva Parroquia. El Barrio de Santa Ana tenía hacía tiempo su Iglesia, que siguió siendo ermita perteneciente desde este momento a las Mercedes, hasta que se erigió una nueva Parroquia. Más tarde, en 1916, se acometió la construcción de una torre para resaltar el Templo.

Destrucción

A las 3 de la mañana del 16 de junio de 1937, dentro de la guerra civil, fue incendiada la Iglesia por el batallón Malatesta. Por este motivo, de la antigua Iglesia neogótica no quedaron más que las ruinas y fotografías.

 

 

 

IGLESIA DE LAS MERCEDES (Nuevo templo)

Con el nuevo Párroco, D. Antonio García Zarate, recibió impulso la construcción de un nuevo Templo. El 21 de diciembre de 1939, se constituyó “El Comité Directivo afecto a la Junta de Fábrica”.

De momento se van habilitando para el culto el Club Marítimo, la Capilla de los Ángeles de Romo y la Casa Social sucesivamente, (hoy Escuela de Música). La relación de los colaboradores es ingente, así como los avatares que tuvieron que sortear.

Para un estudio más detallado, recomendamos acercarse  al libro: “Arquitecturas de Posguerra, La Iglesia de Nuestra Sra. de las Mercedes” de Maite Paliza Monduate y editado por el Ayuntamiento de Getxo

Exterior (Vista frontal)

Como momentos estelares de esta historia recalcamos la inauguración simbólica del “nuevo templo el 24 de septiembre de 1944. A partir del 1948 comenzó la preparación de nichos y capillas de enterramiento en la “Cripta”. En 1949 ya estaba habilitada la nave central.
Ese mismo año se inauguró el toque eléctrico de las campanas. En 1954 se encarga a López Sánchez Avecilla la realización del mural de baptisterio. En 1955 la preocupación era dar solución ornamental al Altar Mayor. Cuando tras amplios debates se decidió pintar al ábside, se recurrió a un concurso restringido en el que fue elegido el proyecto presentado por Alfonso Ramil Garín, alumno aventajado de Vázquez Díaz, profesor de pintura mural en la Academia, de Bellas Artes de San Fernando. Ramil es uno de los muralistas más destacados de la segunda mitad del siglo XX,  Empleó la técnica de pintura “Temple al huevo”. Posteriormente al mismo muralista se le encargaron los distintos trabajos de la Iglesia hasta su fallecimiento.

 

ARQUITECTURA

Exterior de la Iglesia

Fachada norte. En el proyecto original de Garamendi esta fachada estaba diseñada a modo de retablo con dos cuerpos, tres calles y un frontón triangular cerrado. Había cinco hornacinas flanqueadas por columnas jónicas y dóricas. Exterior (Vista lateral)

Fallecido el arquitecto Garamendi y al estar retirado Galíndez, se incorporan su sobrino José María Chapa y también Ángel Cortazar que introducen las fachadas actuales, que reflejan corrientes más renovadoras (1953).
La portada norte actual está enmarcada en un gran perfil en forma de arco de medio punto, que simula un despiece dovelado. No se realizan las columnas ni hornacinas, desaparecen del exterior del templo muchos elementos ornamentales como pináculos, pirámides y esferas, propios del barroco de la primera mitad del siglo XVII, el barroco herreriano. Encima del arco adintelado hay una hornacina que cobija un altorrelieve de la Virgen de La Merced con el Niño, de cierta modernidad que irradia una evidente dulzura y elegancia. Es obra de Vicente Larrea que participó en la decoración interior de la Iglesia.
A la portada del centro Chapa y Cortazar le dan la misma solución: adintelada dentro de un gran arco de medio punto, que simula un gran despiece adovelado. Introducen decoración de “punta de diamante” en algunos contrafuertes y portadas.

Interior del Templo

Interior del templo

Tiene una superficie de 2075, m2 de planta noble.  Es una iglesia de cruz latina, con una sola nave, crucero con bóveda central y un presbiterio de planta circular al interior y poligonal al exterior. A cada lado de los contrafuertes hay tres capillas. Están comunicadas entre sí por medio de arcos menores de medio punto. Este elemento escurialense habilita las capillas.

Las bóvedas son completas con lunetos y grandes ventanas llamados “Baños Termales”, que comportan unas vidrieras. Tratan de imitar al Escorial las placas de bóveda y el casetonado que decora el interior de la bóveda.

El solado lleva un diseño geométrico, configurado con mármoles negros y blancos.

El presbiterio es un círculo perfecto en su planta, y constituye una obra  de  estilo clásico.

Mural del Ábside

Mural del Ábside (Vista general)

Es un mural de grandes dimensiones: 400 m2. Requiere una gran técnica y perspectiva por las deformaciones y procedimientos. La superficie a pintar la forma  una gran hornacina con 20 m2 de flecha y 19 de perímetro. Se realiza sobre un andamio de mecanotubo de 9 plantas que comporta la dificultad de la nula visibilidad del trabajo, que concluyó en 1957.
El tema de la composición es la glorificación de Nuestra Señora, fundadora de la Orden de la Merced, en el siglo XIII, por San Pedro Nolasco.

Mural del Ábside (Detalle)

Son un total de 168 figuras. En la parte superior está la Santísima Trinidad con tres arcángeles, San Juan Bautista, San José, los Cuatro Evangelistas y los Apóstoles. En la parte inferior, el Rey Jaime I de Aragón, Raimundo de Peñafort y San Pedro Nolasco, los que intervienen en la fundación de la orden mercedaria. Remata el mural, en la parte más inferior, escenas que aluden a la liberación de esclavos, mercedarios soltando las cadenas.

Mural del Ábside (Detalle)

Cabe destacar la claridad compositiva del conjunto con una rica paleta de tonos coloristas, discretos y apagados, sobre formas planas y esquemáticas que transmiten equilibrio, grandiosidad y ligereza en las figuras. Sobre un triángulo centralizado cuyo eje lo encabeza la Santísima Trinidad, se jerarquizan los personajes principales. Destaca en el centro una bella talla de Nuestra Señora de Las Mercedes con el Niño realizado por Ricardo Iñuria.

 

Mural de la Venida del Espíritu Santo

Mural de la Venida del Espíritu Santo

Es el paño que podemos contemplar al entrar por la puerta Este. Lo compuso Ramil en 1970. Otro trabajo de gran envergadura por la altura y la perspectiva a diez metros del suelo. Tiene cien metros cuadrados, representa la Venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico. Las figuras miden cerca de tres metros cada una.

 

 

Mural de la Crucifixión

Mural de la Crucifixión

Ramil lo pintó en 1967 y está en el paño derecho. Dominan los grises. La iconografía de la escena del Calvario, con Cristo crucificado,  los dos ladrones a ambos lados, acompañado por San Juan y las Tres Marías. Completan la composición personajes que hacen alusión a la muerte de Jesús. Estilísticamente la imagen se alarga y estiliza potenciado la expresividad y dramatismo.

 

 

Mural del Juicio Final

Mural del Juicio Final

Obra de  Ramil del año 1969. 
Sobre fondo en tonos azulados con matices blanquecinos y grisáceos, se representa la iconografía del Nuevo Testamento referente al Juicio Final. Cristo preside la escena de la composición.

 

 

Altar del Sagrado Corazón

Altar del Sagrado Corazón

Es la capilla del Santísimo en el brazo del crucero. Destaca la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, de grandes dimensiones. Estilo modernista, sobre un fondo de rayos en madera policromada. Es obra de Vicente Larrea.
10. foto nuestra

 

 

Capillas de las Vírgenes

Siguiendo el interés de distintas personas, se fueron habilitando varias capillas con referencia mariana. La composición y la pintura de cada una  de ellas se deben a Ramil, que se sirvió de la pintura acrílica

Las imágenes,  de donaciones diversas,  corrieron a cargo de varios talleres.  A la derecha la Virgen de Begoña, (talla de José Larrea), año 1962. Le sigue la  Virgen de Fátima con el tema del rosario. A la izquierda la Virgen de Lourdes y a continuación la Virgen del Pilar.


Capilla de la Virgen de FátimaCapilla de la Virgen de LourdesCapilla de la Virgen de PilarCapilla de la Virgen de Begoña

 

 

 

 

 

 

Capilla del Padre del Hijo Pródigo

Capilla del Padre del Hijo Pródigo

Inaugurado el 24 de septiembre de 2010, este mural es obra del bilbaíno Iñaki García Ergüin. Es una representación al óleo, sobre 12 tableros de aglomerado fenólico, ofreciendo la impresión de un único espacio de 5,92 x 3,60 m. El fondo del paño es de acrílico negro mate. Ubicado en la zona de los confesionarios, alude a la parábola del Padre Misericordioso, o la vuelta de hijo pródigo. La composición está integrada por siete personajes. La más descriptiva es la figura central, el padre que acoge, resaltado con trazos rojos  símbolo del amor.  De rodillas está el hijo, sin rasgos de género con el vestido blanco sucio. Por encima del padre, se sugiere la figura del hermano mayor, que no aprueba la reconciliación. Las otras figuras que acompañan simbolizan la comunidad ó familia cristina.

 

Mural del Baptisterio

Mural del Baptisterio

Fue el primero que se realizó en el templo y data del 1954, pintado por López Sánchez Avecilla. Refleja en lo técnico las vanguardias con el surrealismo y el ambiente de ensoñación.

 

 

 

 

OTROS ELEMENTOS ORNAMENTALES

Vidrieras

Vidrieras

Las grandes ventanas superiores están dotadas de diez vidrieras. Las diseñó también Ramil y la realización corrió a cargo de Vidrieras del Arte. Se refieren en parte a letanías de la Virgen. En las vidrieras del crucero figuran los símbolos de los evangelistas.

Via Crucis

Vía Crucis

En 1964 llevó a cabo Ramil un bello y vanguardista Vía Crucis, con tendencia a la esquematización. Son las catorce estaciones y utiliza como elemento original el trabajo sobre piedra de Colmenar,  con tierras como colorido. Cada estación mide 1,30 por 2,40.

 

Talla de la Dolorosa

Talla de la Dolorosa

Situada cerca del altar del Sagrado Corazón. De tamaño natural,  obra atribuída al escultor bilbaíno Quintín de Torre.

 

 

Cristo Crucificado

Cristo Crucificado

Ubicado junto a la Virgen, procede de la familia Epalza de Arrancudiaga.

 

Reloj  en bronce

Reloj en bronce

Obra  de Ramil, fundido en bronce, de 1959. De formato cuadrado con esquemáticos racimos de vid y peces en los vértices, relacionado con la simbología de Cristo.

 

Órganos

Órgano

Fabricado en 1956 por Organería Española, fue retirado del Teatro Real de Madrid. Fue cedido a la Parroquia e instalado en 1988. Consta de 3.500 tubos. Tiene uso litúrgico y hay una programación de conciertos al año. Sustituyó al que se había comprado a D. Javier Múgica concesionario de la casa Hammond, en 1949 y que costó 250.000 pts. Actualmente está en el Coro.

En 1949 la Junta de Obras de la Parroquia decidió la compra de un órgano electrónico, marca Hammond, para las celebraciones litúrgicas. Muchos feligreses lo conocieron hasta que con la instalación del órgano de tubos en 1988 -89 fue quedando olvidado en el coro.


Órgano HammondRecientemente ha sido rescatado del polvo y el olvido, con el trabajo desinteresado de unos eibarreses ligados a esta marca de órganos. El día 21 de Enero, a las 19h.45, pudimos comprobar y disfrutar de su armonía con un concierto extraordinario de Pedro Guallar Otazua que, con un amplio y cuidado programa, nos mostró las grandes posibilidades de dicho instrumento.

 

Queda instalado en la parte opuesta al órgano de tubos y lo escucharemos en algunos conciertos.

 

La CriptaPintura del plafond

La Cripta

Ya en 1948 se empezó a trabajar en la habilitación de una cripta con preparación de nichos y capillas con enterramiento. Esta idea partió de D. Javier Lauzirica Torrealba, Obispo de Vitoria que la sugirió en su visita del 14 de mayo de 1941.

Destaca en lo artístico la capilla de la Familia Zubizarreta.

La decoración y el programa iconográfico,  realizado por Luis Mª Iñiguez Paiolle,  hace referencia a temas marinos.

La pintura del plafond es de Aranoa.capilla.

Capilla de la Familia ZubizarretaFamilia Zubizarreta

 

Y la capilla de la Familia Tapia.

Familia Tapia